La Demajagua Digital

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Diario Digital de Granma, Cuba.         "Año 56 de la Revolución"

Una lucha de honor, con el dolor muy adentro

E-mail Imprimir PDF
TRAJO AL MUNDO A ANTONIO GUERRERO RODRÍGUEZ; PERO DEJÓ DE SER LA MADRE DE UNO PARA ASUMIR LA LUCHA DE LOS CINCO. SUS REVELACIONES MUESTRAN A UNA MUJER QUE HA SIDO CAPAZ DE REPONERSE AL DOLOR Y A LOS GOLPES DE LA VIDA PARA CONSEGUIR UN OBJETIVO: LA JUSTICIA
Quería conocer las dimensiones de esta mujer que vive la angustia de la separación de un hijo; pero tras sus primeras palabras quedé absorto. "¿Para qué tú quieres hablar de mí? Yo me incorporé a la lucha, que es lo que me toca (...); mi modesto esfuerzo es para la lucha de mis hijos, no solamente el mío, sino la de Los Cinco". Entonces preferí viajar junto a ella.
No podía hacer otra cosa más prudente y lógica que permanecer en silencio. Hay momentos en que es preferible escuchar y callar. Hay momentos en que la profesión cede a los sentimientos y te conviertes en parte de una historia.... ¡y yo estaba ese día frente a una madre que lleva en el traspatio de su mirada un dolor infinito! 
La escuché decir "se me está acabando el tiempo" (cumple 80 años en mayo), en alusión al reencuentro con Tony en la fecha del 18 de septiembre de 2017, y sentí su voz moverse entre el dolor y la ternura, pero afirmar que tiene "una energía y fuerza de voluntad adquirida por ellos mismos.
"Ellos son los que te dan valor (...), los que te dominan para que tú no flaquees, para que tú tengas una esperanza y qué más puede hacer una madre para ayudar a sus hijos en momentos tan difíciles.
"Tony me enseñó a llevar este camino, yo antes siempre estaba llorando y él me decía mamá, ven acá, vamos a hablar, qué tú haces con llorar, te vas a enfermar, no vas a poder luchar. Mi vida es ayudar a ver qué va a pasar y si todos los días no haces un aporte grande, o modesto o una gotica, una gotica, no podemos vencer."
DE LOS RECUERDOS DE UNA MADRE
Cuando habla de la infancia de Tony sonríe. Su mirada -a veces distante- adquiere un brillo celestial.
"Se crió entre dos primos, inseparables. El mayor era flaquito pero malito como él solo, el otro era más chico pero fuertecito. Siempre le advertía ‘no vayas a hacerle daño a Chicho' (Emilio) y al otro le decía ‘no abuses de tu primo porque es más chico y tienes que cuidarlo'. En ese contexto vivieron en una casa donde la alegría siempre reinó.
"Vivíamos en una casa grande, en Santos Suárez. Vinimos de Estados Unidos en 1958, cuando Tony tenía poco más de 30 días de nacido, luego triunfó la Revolución y decidimos quedarnos aquí.
"La cuadra donde Tony se crió fue muy bonita en el sentido de las personas. En mi casa se fundan los CDR, y yo, que no trabajaba, me dediqué un poco a hacer la parte artística con todos los niños.
"A Tony le celebré cumpleaños de fiesta hasta que cumplió los nueve; unas veces en la casa, otras nos íbamos para el parque forestal, el parque zoológico; Marucha (María Eugenia, la hermana) cumple en julio y él en octubre.
"Ya en los últimos años el padre protestaba por razones de que era el varón, pero en realidad era un gusto tremendo que me daba, hoy me alegro de la infancia de mi hijo, porque la puedo contar, y quizás te la pueda contar él con mayor encanto, porque fueron muy felices en esos tiempos."
La vida de la familia estuvo muy feliz hasta que el padre, Antonio Guerrero Cancio, enfermó del corazón y falleció en 1970. Él tenía 43 años, Mirtha 38, y llevaban 22 años juntos, entre relación y matrimonio.
"Tony tenía 11 años y María Eugenia 13, fue un impacto muy fuerte para la familia. Puedo decirte que aquella alegría que te conté quedó atrás, de hecho nos mudamos de esa casa, dividimos la casa para no estar todos juntos, nos visitábamos y siempre fue la casa de mamá y tía pero ya, se perdió el ritmo."
Luego vendría la beca en la vocacional "Lenin". "Él quiso hacerla, no tenía necesidad, yo también lo necesitaba mucho porque había quedado un poco descontrolada, pero él me convenció, tenía un poder de convencimiento aun con esa corta edad, y de razonamiento tremendo, siempre quería que yo entendiera qué era lo mejor.
"Terminó el pre y pensé que mi hijo iba a regresar a casa definitivamente a lo cotidiano, al diario, y me sentía feliz de que iba a comenzar la universidad, pero no fue así. Un buen día también llegó y me dijo ‘mamá yo quiero que tú me firmes un papel para la escuela' (...); había llegado una solicitud para hacer la universidad en Ucrania.
"En esa época había una efervescencia de ir a estudiar a la Unión Soviética, tenía una connotación muy bonita pero era un sacrificio enorme y él me hizo entenderlo; era un niño muy bueno, muy estudioso, muy fácil de que lo comprendiera.
"Es decir, no había una rebeldía, si yo me ponía en contra de él, no se ponía más fuerte, sino que trataba de hacérmelo entender mejor. Esa es la característica de Tony que lo hace tan especial: tiene un poder de convencimiento, tiene un poder de razonamiento y eso ayuda mucho a que tú accedas, porque son espacios que a través del tiempo te dan la magnitud de su verdad.
"El viaje a estudiar Ingeniería en Construcción de Aeródromos significó una primera ausencia de dos años. En esta etapa no podíamos ir a verlo, tampoco se podía pagar una llamada telefónica; entonces tuvimos que retroalimentar nuestro amor mediante cartas; todas están guardadas, y en cada una Tony tenía pinceladas que hoy desarrolla, no de la poesía en sí, pero sí un pensamiento de ese cariño que está lejano y él quiere trasmitirlo."
UN DURO GOLPE
Cuando Antonio Guerrero Rodríguez emigró para los Estados Unidos, en el año 1992, Mirta sintió un golpe terrible. "Sufría su cambio y decía ¿cómo es posible que mi hijo pueda traicionar sus principios? Pero no me cabía en la mente. Me jubilé. Lo que nunca dejamos de ser madre e hijo."
Ahora las palabras vuelan apesadumbradas. Sus gestos se posan en el tiempo y revelan dolor. No hay lamento ni arrepentimiento, solo dolor. Así estuvo hasta que en 1998 Tony fuera apresado. Entonces, aquel sentimiento se transformaría en angustia, una angustia que no cesa y que solo la esperanza de que se haga justicia es capaz de menguarla.
"Yo estaba así sentada en un sillón. No sabía... no podía creerlo, me quedé muy anonadada. Había visitado los Estados Unidos con una visa de turismo entre abril y mayo de ese año. Regresé llena de felicidad por haber compartido su vida muy modesta, extremadamente modesta, más allá de lo que puedas pensar.
"Vine después del día de las madres y en septiembre me dan este porrazo. Lo detienen y todo estaba en una nebulosa que nadie sabía lo que pasaba, hasta que se inició esta lucha, que ustedes recordarán que estuvimos tres años sin ver a nuestros hijos presos. Luego se hizo el juicio y se dio el veredicto, injusto totalmente, cruel; una venganza política muy fuerte.
La primera vez que lo vio fue fuerte, demasiado fuerte, ellos venían con su traje de presos a una audiencia especial, él le había advertido por teléfono "mamá, yo creo que no debes de venir" pero ella se reveló a sí misma y aceptó el reto. "Fue impresionante, ellos venían esposados a las espaldas y a los pies".
DE CARA A LA GRAN INJUSTICIA
La encarcelación y condena de Antonio, junto a René, Fernando, Gerardo y Ramón, significaron para Mirta el paso a una nueva dimensión. De aquella madre dedicada a la educación de sus hijos, al trabajo sindical y cederista y promotora de un Círculo de abuelos, pasó a defensora de la justicia.
Encaró el proceso judicial de Tony. Un contexto "muy fuerte, porque tú estás frente a un escenario que sabes que es una farsa, sabes que se está cometiendo una gran injusticia, y que añoras o tienes la esperanza de que pueda haber ética profesional".
También, aprendió a recorrer las calles de Miami en solitario, tuvo fuerzas para soportar el llanto cuando su hijo se lo pidió, y todavía tiene reservas en su espíritu para reclamar la verdad en torno a Los Cinco.
"Hoy René está afuera y estamos luchando para que le autoricen venir a Cuba, porque él es cubano; el nació en los Estados Unidos, pero tiene residencia cubana, él tiene, además, toda su familia aquí. Nos aterra pensar que peligra su vida. Realmente tiene que estar donde nadie lo sepa. Yo pasé a visitar a mi hijo y no pude abrazarlo.
"Olguita está viviendo unos momentos muy difíciles, porque tiene a René libre y no puede llegar hasta donde está él. Pero qué vamos a decir de Adriana, una crueldad inmensa, las posibilidades de que la jueza quiera hacer una revisión del caso de Gerardo que le permita hablar y defenderse, están en el habeas corpus.
"Todos los demás tienen una fecha de salida. Ahora, después de René, le tocaría a Fernando (2014), después Tony (2017), Ramón (2024); pero ¿qué fecha tiene Gerardo?, no tiene ninguna, por eso es que tenemos todos los días que presionar para tratar de traerlos a casa.
"Esta lucha de nuestros hijos es muy dura, muy cruel, por eso nosotros tenemos que mantenerla, día a día, porque en realidad es la única forma para mantener esta llama. Afortunadamente, nunca hemos estado solos, por ningún espacio, porque nuestro Gobierno nos ha dado respaldo.
"Yo jamás podía imaginar que esto iba a durar tanto tiempo, que tuvieras que viajar tanto para llevar nuestra lucha al sentimiento internacional. Mucha gente piensa que estamos paseando y no es así, es una lucha muy intensa donde te desgarras, porque tienes que llevar la verdad de esta situación."
EPÍLOGO
Sentí sus manos como el rocío cuando riegan las entrañas de la tierra. Sentí a la madre dolorosa del tiempo -"no me alcanza la vida"- y a la luchadora que no ceja -"vamos por un camino de esperanzas-" frente a la sinrazón de un imperio.
Sentí un canto maternal sostenido por una voz quebrada pero firme, que recorre los rincones de la Tierra. "Sería cruel que este final de uno no se realice con todos, porque en realidad es una felicidad relativa, (...) ni aun ellos Cinco están contentos con saberse unos fuera y otros dentro".
Y sentí la fe: "Pienso que la vida me dé vida para esperarlos y estar con ellos".

<< Página anterior                    Próxima página >>

 

 

Periódicos provinciales

Documento sin título

...conectados

Tenemos 148 invitados en línea