La Demajagua Digital

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Diario Digital de Granma, Cuba.         "Año 56 de la Revolución"

CASAS DE CULTIVO PROTEGIDO: Idea que reverdece

E-mail Imprimir PDF
Norma Licea Anzardo
Norma Licea Anzardo
Norma Licea Anzardo, trabajadora en el módulo de cultivo protegido en La Pesquera, zona del costero municipio de Pilón, en la sur oriental provincia cubana de Granma, recorre con beneplácito sus plantaciones de ajíes que dispuestas a dos hileras por canteros, cual soldados firmes y uniformados de verde, esperan la inspección y corrección de sus posturas por parte de la casera.

"Efectúo el tutoreo (enredado en el cordel) de la planta para que el fruto no la lleve al piso, sino cuelgue".
- ¿Exigencias?
"Limpieza; debe estar deshijada en tiempo y forma porque la hoja le quita fuerza al fruto, le impide absorber el alimento y podríamos tener pérdidas. "
-¿Qué consecuencias implicaría?
"Se nos puede dar más chiquito o deforme."
-¿Cuándo se efectuó la siembra?
El 17 de diciembre. Todo se ha comportado de manera estable, deshojamos en su tiempo; todavía no hemos podado.
-¿Cuántas plantas tiene a su cargo?
"Tengo en mi poder mil 145 de la variedad Manzanilla. Bastante hijos como puede ver. ¡Y se me ponen grandes de ahora para horita!", comenta con gozo.
-¿Cuál es el tiempo de producción?
"Seis meses: tres para el verde y el maduro. En una planta deben salir dos ejes, cada uno con 14 pimientos.
-¿Se siente comprometida?
"Mucho. El fin de semana no pude venir porque presenté problemas familiares, por eso he tenido más quehacer, pero enseguida puse todo en orden", refiere sin dejar de reajustar algunos brotes de pimiento.
"Según yo veo la plantación, espero que nos dé buen rendimiento. Trabajamos para obtener resultados lo mismo para el módulo que para nosotros. Tenemos una inversión considerable y debemos salir de eso."
"El área, de dos mil 36 hectáreas cuenta además con tomate, melón y pepino", esclarece Daniel Reyes Más, especialista de agrotecnia responsabilizado de la producción.
"Tenemos 30 casas de cultivo; 16 de 800 metros cuadrados y 14 de 40. Las variedades de tomate son: Andrómeda, Elpida, HA 3019, y FA 516; pimiento Manzanilla y Rasa; pepino HA 454 y melón de Castilla y Revigal.
Este es un módulo que inicia. La producción planificada en 2010 es de 200 toneladas. Algo conservadora, pero yo pronostico una mayor utilidad. Hasta enero vendimos a frutas selectas 2.04 toneladas de pepino. El plan de ingreso anual es de 800 mil pesos.
"El módulo tiene 58 trabajadores, de estos 23 caseros; tres de ellos mujeres. Todos reciben un anticipo de 500 pesos y al finalizar cada cultivo tienen derecho al 80 por ciento de las utilidades.
"Tenemos media hectárea de semiprotegido con cultivos de hoja, lechuga, remolacha, espinaca y acelga. Estos con el riego adecuado, materia orgánica, atención y manejo tecnológico, sale; lo difícil es allá", enfatiza señalando las próximas casas de cultivo protegido a recorrer.
MÁS MAÑA QUE FUERZA
Al llegar a la casa número 22, destinada a la variedad de pepino HA 454, creí estar frente a una micro selva y no precisamente por la existencia de animales, sino por el conjunto de plantas que emergían hacia arriba queriendo besar al sol con sus puntas.
Las hojas anchas, en forma de corazón, algo rugosas sin dejar de ser sencillas, dificultan el acceso del caminante por los canteros de pepinos que al ser mirados de frente o desde cualquier posición, exhalan uniformidad.
Los delgados y espinosos tallos trepan en espiral, agarrándose y enrollándose en torno a los cordeles que a manera de guía sujetan la planta y conducen su crecimiento, como las madres a los hijos.
Las flores, amarillas y en forma de estrellas, colman de vistosidad el verde predominante en derredor.
Orlando Tamayo Peña, casero de la misma, confiesa que para obtener frutos lustrosos no debe descuidar ningún requisito.
"Preferentemente luego de las 9:00am examino el plantío, escojo ese horario porque en horas tempranas está bronco y de cualquier fuerza se parte.
"Les quito el zarcillo (emisiones delgadas que salen de los tallos), dejándoles de uno a dos pepinos por axila (ángulo formado por la articulación de cualquiera de las partes de la planta con el tronco o la rama).
"Aunque el ferti riego es dirigido, debo velar que los goteros no estén tupidos.
"Este sistema es lo máximo. Nada más tiene que ver cómo se ha gozado. Tenemos incluso hasta tres y cuatro en una misma axila", expresa mientras muestra emocionado algunos ejemplares.
"Hasta la recogida cuatro tenía una tonelada con 77 kilogramos, posiblemente con este acumulado llegue a dos. Hoy mismo recogí 32 cajas y no he cosechado todo. El peso de la caja lo promedio entre 38 y 40 kilos", manifiesta con positivismo.
El riego se efectúa mediante una estación de bombeo que dispone de dos de fertiriego. En ella se combinan porciones de agua y ácido fosfórico. Las dosis dependen de la cantidad de plantas y la fase de cultivo; también se tiene en cuenta la separación de la manguera de una a planta a otra.
TECNOLOGÍA QUE PONE VIDA A SUS AÑOS
"La primera casa de cultivo protegido se estrenó en Holanda. Nosotros no podíamos extrapolar para Cuba las tecnologías y el manejo de las casa de cultivos de Europa, que necesitan calor. El país requiere un efecto sombrilla para refrescar. Por ello diseñamos la instalación y todo el manejo de las plantas bajo esas condiciones", señaló Hortensia Cardoza, jefa de Cultivos Protegidos y Semiprotegidos en Ciudad de La Habana en una ocasión a la revista digital www.cubasolidaridad.org.
De esa forma, la isla se convirtió en el único país del Caribe que desarrolló una tecnología apropiada para el trópico y ha logrado exportarla a naciones como México, Dominicana, Venezuela y algunas islas caribeñas.
Aunque un aspecto vital de estos programas es la aplicación de los resultados científicos del país con la utilización de híbridos y variedades con mayores rendimientos y más resistentes a las principales enfermedades, estas citadas de La Pesquera, acota Daniel Reyes Más, no cumplen con esta máxima por el momento:
"Necesitamos variedades de alto rendimiento por el comportamiento favorable de las hortalizas en esta región. La baja humedad relativa es propicia a estos cultivos.
"Con variedades resistentes y el paquete tecnológico que implica lucraríamos más.
"Desconocemos el potencial de estas con las cuales trabajamos, aunque el seguimiento permite decir que hasta el momento las variedades Elpida y HA 3019 de tomate, son las que mejor se han comportado de las cuatro sembradas."
"Para este año, asegura Joel Humberto Pacheco León, Especialista de Hortalizas y Cultivos Protegidos en el territorio granmense, ya cuentan con semillas de rendimiento para la campaña de siembra de marzo- agosto".

Daniel Reyes Más, especialista de agrotecnia, muestra la variedad de tomate Elpida de la casa # 8, una de las mejores del módulo.
Daniel Reyes Más, especialista de agrotecnia, muestra la variedad de tomate Elpida de la casa # 8, una de las mejores del módulo.
EN GRANMA
La construcción de las casas de cultivo protegido (espacios cerrados y techados), da cumplimiento a una idea del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, de ofertar paquetes al polo turístico, en la época del verano y que les permita ampliar sus servicios como vía de solución para su financiamiento.
Con esta tecnología las plantas crecen amparadas de factores externos como condiciones climáticas, plagas y enfermedades, e igualmente son fertilizadas de acuerdo a los requerimientos diarios, por lo cual los rendimientos son superiores a los alcanzados en campo abierto.
Este módulo de Pilón, acota Joel Humberto Pacheco, vendió por medio de Frutas Selectas en febrero 25.4 toneladas; de ellas 12.8 en CUC(moneda que solo circula en Cuba) para el turismo, lo cual les reportó seis mil CUC.
Las producciones obtenidas, que oscilan entre 60 y 70 toneldas- explica Humberto León- superan los pedidos de las instalaciones hoteleras del territorio, que consumen generalmente solo 8 toneladas, por ello es necesario recurrir a ventas a la población y probablemente en un futuro se deban buscar otros mercados en la esfera turística.
En Granma existen 102 casas de cultivo protegido: 21 en La Pupa (municipio de Bayamo), 15 en Manzanillo, 30 en Veguita (Yara), 16 en la José Nemesio Figueredo (Sofía) y 30 en Pilón. Históricamente el módulo de mayores rendimientos, inclusive a nivel nacional, es el de La Pupa.

Comentarios

Nombre *
Correo (Para verificacion y respuestas)
Enviar Comentario

<< Página anterior                    Próxima página >>

 

 

Periódicos provinciales

Documento sin título

...conectados

Tenemos 82 invitados en línea