La Demajagua Digital

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Diario Digital de Granma, Cuba.         "Año 56 de la Revolución"

Diego rompe el aislamiento en cada amanecer

E-mail Imprimir PDF

Diego López siempre supo romper el aislamiento: antes, al no poder sacar la leche por carretera lo hacía en bote, atravesando la presa Corojo aledaña a su hacienda, allí un carro de la Empresa Láctea acopiaba el alimento.
Hoy, a tenor de los esfuerzos del Estado y el campesinado cubano por sustituir importaciones, entrega el producto directamente a las tres bodegas del pueblecito de Guamá en plena serranía guisera, algo distantes de su domicilio. "Alcanzo diariamente más de 40 litros ¡Yo mismo los llevo!", exclama satisfecho.
"Muchos me preguntan por qué amo tanto mi finca, por qué vivo en un lugar tan solitario y cómo le saco tanto a este pedazo... la explicación es sencilla: soy hijo y nieto de campesinos y siempre tuve esa inclinación; pero el resorte decisivo fue el período especial, entonces se impuso el deber de ayudar más a mi familia y al pueblo; aquí nada va a parar a manos de intermediarios", afirma.
Diego explota al máximo las más de siete caballerías de su finca Media Luna, "aunque estamos flojos en fuerza de trabajo", asevera.
"Tengo cultivos varios para mi autoabastecimiento y el de quienes trabajan conmigo, bastantes frutales cuya producción también entrego al Estado, leña, guano, carne de res y huevos....
"El cuidado veterinario de las actuales 65 reses y otros animales es mío, me quedan 20 vacas de ellas 12 en ordeño, los dos toros padres y el resto añojos". Mi experiencia en salud humana, como enfermero graduado, es primordial para atender a los animales ante cualquier sintomatología.
"Son bastantes: unas 200 cabezas de ovino caprino, más de un centenar de aves, cerca de 100 cochinas sueltas, alimentadas directamente de un palmar que ronda las mil plantas, distintos tipos de pasto; los de ceba además del palmiche reciben maíz ya en los corrales.
Siempre anda a la caza de algún nuevo proyecto: "Saqué una parte del ganado original, por eso ahora hay menos, e incluí yeguas y burros para desarrollar la crianza mular, el más efectivo transporte de la montaña, y todo ha sido favorable. Llevo tres años y ya he obtenido más de 30 mulos a partir de 13 yeguas y dos burros en reproducción.
"Raramente me falla una de esta hembras pues todos los años paren, son magníficas la natalidad y sobrevivencia Lo más rentable de la Agricultura en estos momentos son las yeguas: el mulo tiene un valor de seis mil pesos puesto por el Estado, y a ese precio hay ganancias", opina.
"Mis tres hijos, mi esposa Blanca y yo somos muy unidos, a tal punto que cuando salgo, mi mujer dirige los trabajos en la finca y ellos la apoyan"...

 


<< Página anterior                    Próxima página >>

 

 

Periódicos provinciales

Documento sin título

...conectados

Tenemos 129 invitados en línea